¿Qué es el "yo"?

 

http://iesmendillorribhi.educacion.navarra.es/blogs/planet/wp-content/plugins/wp-o-matic/cache/fc2eff8947_images-q-tbn-ANd9GcQqyXaIC7pxdnyXI6GPRj5Pi-gx9ts0SDF79BSPdUCXpkJebusc.
 Observación del yo
El “yo” es un término difícil de definir. Por ello se suele recurrir a los títulos, trabajos o relaciones sociales: Dra. Sánchez, el conserje Pablo, el novio de Vanessa…  Pero en términos más filosóficos se atribuye al alma, psique, ser o conciencia. No tiene una definición objetiva, aunque cada quién es consciente del valor que se le da, sobre todo en la sociedad actual. Se debe ser alguien para tener éxito, pero para ello se debe ser uno mismo primero. 
Para empezar, el comportamiento, la actitud, los pensamientos, sueños, pasiones, emociones, sentimientos y relaciones podrían definir a una persona.  Pero aun sabiendo todo esto de alguien, faltaría algo. Esto ocurre porque el “yo” es algo más que el conjunto de unas cuantas cosas.
Primero, se ha de saber lo cambiante que es el ser humano. Desde el nacimiento se va  evolucionando tanto física como mentalmente. Esto incluye el tiempo: antes no se era el mismo que ahora, pero antes seguías siendo el mismo.
Un ejemplo de ello es la paradoja de Teseo: ¿Si a un objeto se le reemplazan todas sus partes, éste sigue siendo el mismo?
También tiene importancia el desconocimiento que hay sobre el ser humano. Tanto a nivel neurocientífico como psicológico todavía hay muchas cosas por descubrir; el sistema inconsciente, entre otros. Esto es teoría pura, pero puede dar explicaciones a conductas extrañas o sorprendentes.
Por último, se ha de tener en cuenta la imagen dada y la recibida por los demás. Cada persona tiene una imagen de las otras personas. Así pues, hay tantos “yo”s cómo personas.
Cuándo alguien muere se le sigue recordando en la memoria, gracias a ello se suele decir que una persona no muere hasta que es olvidada.
Con todo esto se entiende la expansión que puede llegar a tener el “yo”, tanto en el tiempo como en las mentes ajenas.Tanta es su capacidad que puede superar a la muerte.  
 
                                               “Definirse es limitarse”
 
                                                                                                        Oscar Wilde