Resumen del libro 1984

                                                                                                                     
                                                                                                       Resultado de imagen de 1984                                                    
                                                                         1984
 GEORGE ORWELL
1984 es una novela distópica que cuenta lo que sucede en el año 1984. Este libro refleja el miedo que trajo la segunda guerra mundial.
El mundo estaba dividido en tres grandes potencias: Oceanía, Eurasia y Asia occidental. La guerra que sucedía en cada nación era más importante que la guerra entre estos continentes.
Todo estaba controlado por cámaras, ordenadores y telepantallas. Existía el Partido, y su líder era Gran Hermano. La sociedad estaba dividida en tres partes: el proletariado, la gente del partido y los que trabajaban para él.
No se podían tener pensamientos, y el que pensase algo contra el Partido estaba condenado a muerte. Había que creerse todo lo que decía el partido: si el partido decía que dos más dos eran cinco, había que creérselo.
El protagonista del libro se llama Winston Smith, un hombre de 39 años que trabaja en el Ministerio de la Verdad. Su trabajo era recoger toda la información y manipularla con las palabras que al Gran Hermano le parecieran adecuadas. La idea principal de todo esto era quitarles a los habitantes de Oceanía toda la información que pudieran obtener, como por ejemplo la enseñanza o los medios para entretenerse; cómics, periódicos y libros de texto, con el fin de que no pudieran reflexionar.
Un día Winston le compró un diario a un proletalgo para escribir en él y reflexionar sobre todo lo que ocurría. Si le hubieran pillado que se lo había comprado a un proletalgo tendría un serio castigo ya que la gente del Partido y los que trabajaban para él no podían hablar con ellos.  
La otra protagonista del libro se llama Julia. Lo que les unía a ella y a Winston era el odio que le tenían al Partido. Juntos compartían mañanas, tardes y noches, e incluso se metieron en un grupo clandestino llamado “La Hermandad” que estaba en contra del Partido.
Al estar vigilados por telepantallas, necesitaban un lugar seguro en el que dormir juntos y para ello le alquilaron una habitación a un amigo de Winston. Parecía que la habitación era segura, pero era todo lo contrario, detrás de un cuadro había una telepantalla que les permitía a los policías poder vigilar a los dos protagonistas todo el tiempo.  
Al final de la historia, Julia y Winston quedan detenidos por policías del gobierno, los cuales hacen que los dos protagonistas, mediante torturas, dejen de tenerle odio al Partido. Cuando le estaban torturando los policías a Julia, ella les dijo cuál era el mayor miedo de Winston para que la dejasen en paz y fueran a por él. Julia le traicionó a Winston y por eso al protagonista le metieron en una sala con ratas. Los dos salieron vivos pero no siguieron manteniendo relación.